La gente que viene de fuera siempre se acuerda del centro de Granada, de barrios como el Realejo, Albaicín y Sacromonte, la Catedral y sobre todo de La Alhambra. Pero hay otros sitios curiosos de la capital nazarí, no tan turísticos y sin embargo, interesantes si atendemos a su historia. En esta ocasión os quiero hablar un poco del Parque Federico García Lorca. Este se sitúa al sureste, entre las calles Arabial, Virgen Blanca y Camino de Purchil. Limita también con la autovía Bailén-Motril (A-44), que lo separa de la Vega.

Se organiza en torno a la Huerta de San Vicente, residencia de verano de Federico García Lorca  y su familia. La finca tiene su origen en la segunda mitad del siglo XIX, y era conocida como Huerta de los Mudos. Después pasó a ser propiedad de la familia García Lorca. Aquí escribió obras importantes Federico, como Yerma o Bodas de Sangre, y fue lugar de visita de amigos suyos, como Manuel de Falla, entre otros.

A partir de 1985 pasa a ser una casa-museo. Realmente solo hay fotografías fiables de la situación real del mobiliario del período 1926-1936. En estas fotografías vemos el escritorio del poeta, el gramófono, el piano de media cola, el diván, las mecedoras y las sillas Thonet, o la reproducción de La primavera de Botticelli, entre otros cuadros.

Para que el visitante pueda distinguir lo que hubo de lo que se muestra, se informa de las diferencias entre los distintos objetos (los documentados como originales, los pertenecientes a la familia García Lorca y los de época o ambiente) y su relación exacta con la casa en el período 1926-1936. El conjunto resulta sencillo y elegante, y comunica aspectos de la vida y la obra de Federico a partir de los espacios de su intimidad doméstica.

Volviendo al parque en su conjunto, en 1988 el ayuntamiento convocó un Concurso de Ideas nacional y anónimo para transformar el espacio urbano en parque. El propósito era que en este se combinaran las características ambientales, culturales e históricas de Granada con la personalidad de Federico García Lorca y su legado.

El ganador del concurso fue el arquitecto José Ibáñez Berbel. La obra se inició simbólicamente el 23 de abril de 1991 (día del libro), con la plantación de árboles por grupos de escolares. Fue inaugurado el 10 de mayo de 1995.

El Parque Federico García Lorca no sigue el estilo de un parque convencional. La zona que rodea la Casa-Museo se mantiene similar a la primitiva huerta. Mientras que el resto del Parque presenta un diseño más moderno.

Tiene cuatro amplias entradas con rampas de acceso. La principal, el Paseo de los Tilos, desemboca en la Huerta de San Vicente. Mientras que el Paseo de la Alameda transcurre paralelo al río hasta desembocar en el estanque. Caminos y paseos se entrecruzan formando diferentes zonas.

En la parte sur la vegetación es la autóctona de la Vega granadina. Esto es un detalle muy curioso que poca gente tiene en cuenta cuando pasea por el parque. Hay parterres con olivos, álamos y plantas ornamentales. En otros sectores del parque hay cedros blancos de California, cipreses, secuoyas y otras especies foráneas. Destacan los jardines, el bosque de ribera y la rosaleda, una de las mayores de Europa.

El elemento que más destaca en el parque es el agua. Lo atraviesan varias acequias que contienen peces de río. En el estanque habitan patos y ánsares que gustan especialmente a los niños. También tiene fuentes ornamentales como la Fuente Cibernética, la del Laberinto o las diez pequeñas fuentes de dados. Cuenta además con zona infantil, kiosco-bar, aseos, fuentes de agua potable, pista de petanca, ludoteca e incluso un hospital de plantas.
 
Podemos concluir que el Parque Federico García Lorca es un lugar tranquilo que en primavera se vuelve mágico, por lo espectacular de su vegetación, el recorrido en sí y el conjunto mezclado con fuentes de agua y el estanque. Es estupendo para pasear, ir en bici o sencillamente sentarte en uno de los bancos del parque para leerte un buen libro.

Si eres de los que disfrutan de parques y además te interesa la vida del poeta granadino, desde Itinerarius.com te recomendamos la actividad Ruta Lorquiana en bicicleta eléctrica, donde podrás visitar, entre otros lugares, la ya nombrada Huerta de San Vicente con su casa museo como uno de los puntos fuertes de la visita.

Fuentes: wikipedia, rinconesdegranada.com.