Un edificio no tan conocido en Granada como la Alhambra o la Catedral, pero sin duda de enorme importancia, es el Palacio de la Madraza. En pleno centro de la ciudad, se encontraba en su momento junto a la Mezquita Mayor y la Alcaicería. Hoy día pues, queda al lado de la Catedral. En los textos árabes se conoce como Madraza Yusufiyya, y fue fundada, como su propio nombre indica, por Yusuf I, realizándose su construcción en el mandato del mismo, a mediados del siglo XIV.

Estamos hablando de la primera universidad de Al-Andalus, y la única que se conserva de forma parcial. Hoy día pertenece a la Universidad de Granada, dónde se realizan actos como conferencias, exposiciones y cursos varios relacionados generalmente con el mundo de la cultura.

De la arquitectura original poco queda. En el museo arqueológico de Granada se conservan los restos de su portada, de mármol blanco. Había una alberca central que recientemente ha sido excavada, incorporándose a lo que se puede ver de este palacio.

La Madraza funcionó como universidad hasta finales del siglo XV o principios del XVI, momento en el cual llega a Granada Gonzalo Jiménez de Cisneros, y la política de tolerancia que se venía realizando hasta el momento, desde la reconquista de la ciudad, terminó, pasando a conversión forzosa de los locales. Esto provocó la sublevación de los moriscos del Albaicín, y la biblioteca que sin duda albergaba maravillas de la época fue quemada en una hoguera pública en la plaza de Bib-Rambla, en uno de los hechos más tristes que se puedan recordar en contra de la cultura granadina.

Es muy propio de los conquistadores que edifiquen sus templos sagrados sobre las ruinas de la cultura a la que se imponen finalmente, dándose casos muy curiosos, como Iglesias de la época goda que después fueron mezquitas y finalmente volvieron a ser iglesias cristianas y católicas.

Entre las materias que se impartían en la época musulmana las principales eran derecho, medicina y matemáticas. Reproduzco lo que nos dice Ibn Hazam (el gran Fisal) sobre el plan de estudios de la escuela filosófica andalusí: “Consagran las primicias de su inteligencia a las matemáticas e inauguran su formación científica por el estudio profundo de las propiedades de los números. Pasan luego gradualmente a estudiar la posición de los astros, la forma aparente de la esfera celeste, el modo de verificar el paso del sol, de la luna y de los cinco planetas (…) todos los demás fenómenos y accidentes físicos y atmosféricos. Añaden a esto la lectura de algunos libros de los griegos en que se determinan las leyes que regulan el razonamiento discursivo”.

Desde Itinerarius.com te recomendamos el Paseo por la Granada de las tres culturas, donde, entre otros edificios que se visitan en la ruta, disfrutarás del interior de La Madraza, y podrás escuchar interesantes anécdotas sobre la inquisición y la conquista cristiana.

Autor: Felipe Vílchez